Las cervezas artesanas están de moda. Tras triunfar en EE.UU. esta forma de hacer cerveza ha entrado con fuerza en Europa. España puede presumir de grandes cerveceras no tanto en tamaño como en calidad. Una de ellas es Ordum, que ha conseguido recientemente el Premios ABC a la Mejor Cerveza Artesana de 2018 en la categoría Lager. Cerveza Ordum -del latín hordeum-cebada- nació de la mano de Blanca Fresno, quien ha respondido a las preguntas de ABC, y Frank Delgado en 2012 en el mítico brewpub Cá Beleño, un local con 30 años de historia situado en la capital asturiana.

¿Cuál es su relación con cerveza artesana? ¿De dónde surge su interés como consumidora y como elaboradora?

El interés surge de un viaje a Eslovaquia en 2008 que realicé con mi socio y pareja Frank Delgado. Él tenía un local de hostelería en Oviedo, el Cá Beleño, abierto en 1987, y siempre tuvo en mente producir su propia cerveza. Allí probé por primera vez una cerveza artesana en un brewpub y vi cómo se elaboraba. Me entusiasmó desde el primer momento. Desde entonces dedico todo el tiempo de mi vida a hacer cerveza y a seguir aprendiendo sobre ella y sus procesos. Cuento con grandes amigos cerveceros que me aportan muchísimo conocimiento y ayuda para ello. Toda una suerte.

Háblenos un poco de sus cervezas, ¿por qué son especiales?, ¿qué sabor o experiencia pretenden transmitir?

Nuestra larga experiencia en el mundo de la hostelería nos ha aportado un conocimiento del cliente y un «feed back» inmediato que nos ha ido conduciendo hacia el tipo de cerveza que hacemos hoy en día. Ordum es una cerveza pensada para poder disfrutar sola o en compañía de un buen menú. De graduación baja, y con tendencia a lo clásico pero con una importante influencia del nuevo movimiento cervecero. El lúpulo aromático que empleamos es una muestra de ello. Ordum no se filtra ni se pasteuriza, lo que alarga y encarece el proceso pero el producto final lo merece y el cliente lo agradece.

¿Dónde las elaboran y qué tipos hacen?

En febrero de este año cerramos el brewpub, el Cá Beleño, para dedicarnos al 100% a la producción de cerveza y nos trasladamos a Borines, en Piloña. Allí recuperamos edificios históricos en los que se asienta la fábrica porque es donde está el manantial de La Victoria del que mana el agua mineral con la que se elabora Ordum. Para ello contamos con un equipo de socios formidables que desde el inicio creyeron en este proyecto y apostaron por él. Ahora mismo en botella estamos produciendo una lager, pero existen variedades como la stout, red ale, speltia (receta que incluye la escanda asturiana), o una ipa que ya comercializábamos en el brewpub y que pronto volverán a estar disponibles en botella.

¿Qué público buscan?

Nuestro público es amplio. Es curioso ver cómo muchas personas a las que no les gustaba la cerveza, tras probar Ordum, han redescubierto en esta bebida un mundo nuevo de aromas y sabores, sobre todo mujeres, que han roto el esquema preconcebido que tenían de que sólo nos gustan las bebidas dulces. Nosotras desde la antigüedad hemos sido parte importante del proceso, ya en Egipto y en la sociedad celta la elaborábamos, ahora, también la disfrutamos. En definitiva buscamos personas que quieren tomar su cerveza de siempre pero con un aroma y sabor más personal.

¿Cuál es el mejor momento del día para tomar una de sus cervezas y con qué la acompañamos?

Nuestros clientes nos hacen llegar fotos a las redes sociales en las que se les ve disfrutando de una Ordum a cualquier hora del día, ¡incluso durante el desayuno! Esto se debe a su suave sabor y a su baja graduación. Marida muy bien con cualquier alimento. En Asturias, gran mancha quesera, tierra de buenos pastos y con el Cantábrico que nos baña lo tenemos fácil para maridarla, pero afortunadamente en toda España hay excelentes productos gastronómicos perfectos para maridar con ella.

¿Dónde se pueden comprar o tomar?

Nuestra red de distribución ahora mismo se asienta en Asturias y en Madrid aunque ya estamos comenzando a ampliarla. Ordum se encuentra en locales de hostelería y en cervecerías especializadas, así como en tiendas gourmet. Llevamos en el mercado desde finales de junio y la acogida está siendo impresionante. En nuestras redes sociales los lectores podrán encontrar un listado de puntos de venta buscando el hastag #aquihayordum

¿Están trabajando en alguna novedad?

Siempre. Nos movemos más que el mosto en el proceso de recirculado. Ya estamos trabajando en dos nuevos tipos de cerveza y en algunos eventos de gran relevancia. El I+D es algo que va en nuestros genes y por tanto en los de Ordum. Esta cerveza nació ligada al mundo de la cultura, en especial a la música, y en esa dirección estamos trabajando.

¿Por qué se han puesto tan de moda las cervezas artesanas? ¿Es una moda o están para quedarse?

La gente busca experiencias. La cerveza artesana las proporciona. Hay locales de hostelería que sirven al mismo tiempo más de 20 tipos de cerveza en sus grifos o tienen una oferta de más de 100 botellas diferentes. La experiencia diaria está asegurada.

Se quedará. La gente que ha descubierto que existen tantos tipos de cerveza y que ésta no cumple únicamente la función de refresco, ha entrado en un mundo muy atractivo del que cuesta volver a salir.

¿Hay algún modelo a imitar fuera de España?

Cuando se imita es porque se cree que el modelo hacia el que se mira es bueno y funciona, pero cada modelo tiene su propio contexto. El éxito será saber adaptarse al nuestro y construirlo con bases sólidas y para ello es fundamental entender que si a los demás les va bien, a ti te irá bien. Es una filosofía que rompe con lo establecido, con querer ser siempre el mejor y el primero, con la competitividad mal entendida, pero creo que es la que mejor funciona a largo plazo.