EQUIPO CREATIVO

El arte de hacer cerveza… con ARTE

Blanca Fresno

Responsable de producción

Blanca Fresno, nuestra responsable de producción, -especialista en elaboración de Cerveza y Microcervecería por la Universidad de Alicante-, es quien diseña y elabora las recetas. “En 2008 visité un brewpub eslovaco y pedí una jarra de lager. Jamás había probado algo parecido y desde aquel momento mi concepto de esta bebida cambió para siempre, tanto, que desde entonces mi vida está ligada a la cerveza casi de forma exclusiva”. Su otra pasión es la enseñanza, realizando anteriormente estudios universitarios relacionados con ella.

En 2012 comenzó a producir las cervezas ORDUM en Cá Beleño. Desde el inicio siempre ha leído a maestros de reconocido prestigio como Boris de Mesones que a través de la red comparten sus conocimientos, haciendo mucho menos arduo el camino para quienes siguen sus pasos iniciándose en este mundo unos cuántos años más tarde.

“Es toda una suerte conocer sus experiencias y leer sus consejos. Es algo a lo que debemos estar agradecidos, quienes elaboramos, y quienes toman nuestras cervezas, pues todos estos conocimientos transmitidos influyen sin lugar a dudas en el producto final”.

¿Cómo conseguir elaborar una cerveza de calidad? “Lo ideal es encontrar tu método a base de mucho trabajo, muchos años de ensayo y error, y tener en cuenta todos los estudios que otros han hecho. La clave está en ser perseverante y disfrutar de tu trabajo.

Frank Delgado, –especialista en elaboración de Cerveza por la Universidad de Alicante-, es el motor creativo. Ligado desde niño a la música, la ha tenido presente siempre en su vida profesional, siendo uno de los fundadores del grupo folk Beleño, en el que fue el violinista y percusionista.

Además de estar al frente del Cá Beleño, ha sido productor musical tanto en España como en Hungría donde residió cuatro años y tuvo la oportunidad de vivir desde allí en primera persona la cultura cervecera típica de centroeuropa. “Aquella experiencia me dio a conocer un modelo de negocio nada habitual en nuestro país hace unos años y fue entonces cuando surgió la idea de convertir el Cá Beleño en un brewpub”.

A lo largo de estos años, ha creado y producido festivales naúticos como “Noegápolis” en el marco del Festival del Arco Atlántico, en 2012, en Gijón, donde consiguió unir su afición por la mar y la música y en el que participaron figuras musicales como la banda asturiana Nuberu o el conocido gaitero Paddy Keenan. Dos años antes, también participó en la organización del Alcuentru de Cerveces del Mundo, un festival realizado en Gijón (2010), en el que los protagonistas eran la música y la cerveza, que fue todo un éxito.

Especialidades deportivas como la esgrima, que siempre que puede incluye en los eventos que ORDUM organiza, forman parte de sus otras aficiones.

Frank Delgado

Gerente y Director Creativo

Una pinta de historia

La cerveza es una bebida milenaria cuyo origen se desconoce. Debido a que el azúcar no se encuentra disponible en el grano para su fermentación sin la realización de un proceso previo, parece difícil pensar que su creación fuera algo casual. Se supone que su origen y uso extendido comenzó entre el 6.000 y 8.000 a.C.

En el Antiguo Egipto, Babilonia y en las demás culturas del bronce Europeo, especialmente la celta, la mujer tenía un papel fundamental en la elaboración de la cerveza pues se le atribuye gran parte del trabajo a realizar hasta la intervención de los monasterios como modelo de negocio.


La mujer tenía un papel fundamental en la elaboración de la cerveza



En España, gracias a Carlos V, se impulsó la industria cervecera hasta entonces minoritaria


Este emperador, hijo de los Reyes Católicos Juana de Castilla y Felipe el Hermoso, nieto de Maximiliano de Habsburgo, impulsó la industria cervecera hasta entonces minoritaria. En el buque insignia danés en el que venía, el Engelen, avistó por primera vez la montaña de El Sueve, lugar de referencia de todos los navegantes en el Cantábrico, lugar donde se encuentra la fuente de Borines, y tras arribar a una milla y media de Villaviciosa desembarcan en el puerto marítimo de Tazones. Uno de los buques estaba lleno de cerveza Ale británica debido a un problema con la producción de Flandes, motivo del retraso de la flota. Carlos, en ese momento aún Carlos V, trae consigo sus propios maestros cerveceros de Malinas, e instala en Madrid la primera fábrica de cerveza donde se elaboraba esta bebida para él y para su corte. Era tal su apego por esta bebida que cuando se retira a Cáceres, tras su abdicación, manda instalar otra fábrica allí, en el Monasterio de Yuste.