Se nos ha ido nuestro amigo José Antonio Lobato, el de la voz rotunda y la mirada penetrante, el que luchó incansablemente por el teatro en Asturias, y quien nos deja un enorme vacío porque además de grande sobre las tablas, lo era como persona.

Te queremos José, y te vamos a echar mucho de menos. DEP.